¿Por qué es mejor el parquet que la baldosa en un piso?

Diferencias entre parquet de madera y parquet laminado
11 mayo, 2019
Cómo decorar tu casa con puertas de cristal
26 mayo, 2019

En muchas ocasiones, a la hora de decorar y amueblar un piso hay dos grandes grupos de personas: las que eligen baldosa y las que eligen parquet. ¿Cuál de las dos es mejor? Lo cierto es que el parquet para un piso es siempre lo mejor ¿Que no sabes por qué? ¡En este artículo te lo contamos!

En primer lugar, puede que no sepas que eso de tener el suelo de baldosa es algo muy típico de España. Fuera, en otros países europeos, apenas se utiliza la baldosa para el suelo de los pisos. El parquet, en cambio, es siempre la opción más utilizada. Quienes defienden el uso de la baldosa suelen decir que es más resistente, más barata y que es ideal para los climas demasiado calurosos como es el caso de la gran parte de España. ¿Es esto cierto? La verdad es que no.

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que el uso del parquet para piso es mucho más cómodo que el de la baldosa. Caminar descalzos sobre la baldosa suele darnos una sensación de frío que no es en absoluto agradable. Sin embargo, cuando lo hacemos sobre parquet el tacto suele ser agradable para nuestro pie y podemos hacerlo de forma natural

El parquet para piso es siempre una mejor opcion

Sin embargo no es sólo una cuestión de la comodidad al tacto. En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que el parquet no es – como dicen los defensores de la baldosa – intrínsecamente más caro. Tenemos que tener en cuenta que a la hora de poner parquet en un piso no sólo está el parquet clásico sino, también, otras opciones como el laminado, la tarifa flotante… ¡y muchas otras! No pocas de ellas son bastante económicas y prácticamente asequibles para cualquier presupuesto.

También tenemos que tener en cuenta el tema de la resistencia a la hora de ponerle parquet al piso. En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que no es intrínsecamente más difícil de arreglar o mantener que la baldosa. Al contrario, cuando el parquet se daña o rompe, es fácil pulirlo y acuchillarlo haciendo que, en un abrir y cerrar de ojos, esté en la misma situación en la que estaba cuando se instaló.

En cambio, con el suelo de baldosa, en ocasiones lo que sucede es que no tenemos una baldosa para recambiar o, si la tenemos, ésta tiene otro tono diferente y mucho menos estético que el resto de baldosas; cosa que no nos pasaría al tener parquet para piso y proceder a su acuchillado.

Por último, tenemos que tener en cuenta que el parquet es considerado por muchos una verdadera necesidad, por lo que a la hora de vender un piso, si tenemos parquet, se venderá mejor. En el extremo contrario, un piso que no tenga parquet puede ser percibido como el comprador como una verdadera rémora ya que tiene que gastar dinero para poder ponerlo.

Comments are closed.

Llamar
Email