¿Qué tipo de puertas usar en oficinas?
16 junio, 2019
Conoce las principales diferencias entre una puerta acorazada y una puerta blindada
6 julio, 2019

Cada vez es más popular disponer tarimas de madera en los jardines, patios y terrazas. La madera es un elemento que transmite nobleza, es cálido, muy estético, y un óptimo sustituto para el césped, con lo que además te ahorras el mantenimiento y el agua.

 

Pero como cada vez que queremos poner algo en casa, dentro o fuera: siempre nos asalta una duda en relación a los materiales. ¿Qué hago? Ahora hay en el mercado todo tipo de materiales tanto naturales como su equivalente sintético. Las tarimas exteriores de madera no son una excepción y, desde luego, cada tipo y subtipo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Por eso en este artículo te enseñamos pros y contras de cada uno para que sepas cual te conviene más.

Tipos de tarima exterior

Para simplificarlo, diremos que poseemos dos tipos de cubiertas según el material:

 

Madera 100% natural: La mayor parte de las tarimas de madera natural de hoy son de maderas tropicales de alta resistencia a la humedad como el ipe y la teca, aunque además se utilizan maderas más cercanas como el cedro o el pino. Es conveniente que nos preocupemos, siempre que se pueda, de cercionarnos del origen sostenible de la madera.

 

Sintética: Las lamas sintéticas, a partir de plástico, son resistentes a las manchas, la humedad y la decoloración, no se rompen ni se deforman ni se astillan y son resistentes a la podredumbre. Tienen una alta durabilidad y acostumbran estar garantizadas por bastante más de 10 años.

 

Las hay 100% de plástico, así sea nuevo o reciclado, y además las hay compuestas, fabricadas a partir de un núcleo de fibras de madera (aserrín reciclado) que las hace más densas y una cobertura plástica.

 

Las características

Pero hablemos de sus características. La primera característica de las sintéticas es su alta resistencia y durabilidad. En estos últimos 10 años ha evolucionado bastante el mercado de tarimas de plástico más que nada aquellas con un corazón reciclado cubierta de un fina cubierta de material plástico de extendida durabilidad y ligera instalación. Pero los compuestos y los plásticos tienen un inconveniente, y sucede que en un día muy cálido se calientan tanto que es imposible andar descalzo sobre ellos. Es como pisar la arena de la playa a pleno sol.

 

 

Respecto al cuidado, es muy apreciado por el público el hecho de que las tarimas plásticas o compuestas necesiten menos cuidados. Un mínimo de una limpieza anual con una manguera a presión es suficiente para mantenerlo todo en buen estado.

 

La madera es más susceptible a la pudrición y deformación, a las manchas, grietas,.. por lo cual requiere ser limpiada periódicamente y tratada con ceras, aceites o barniz como mínimo una vez al año o en relación del clima y exposición, dos y tres ocasiones, siempre previa limpieza o pulido de la área.

 

En cuanto al precio por m², la madera sintética tiende a se más cara, más allá de que se tienen la posibilidad de hallar similitudes debido a que en cada tipología podemos encontrar diferentes calidades. En relación a la instalación, los plásticos y compuestos al ser menos rígidos que la madera natural tienen la posibilidad de necesitar más puntos de acompañamiento y encarecer sutilmente la obra.

 

Comments are closed.

Llamar
Email