Armazones para Puertas Correderas
18 agosto, 2014
Puertas de Melanina
20 agosto, 2014

Una tarima es un suelo de madera o que imita la madera. Cuando hablamos de tarima sintética, también llamada laminada, nos referimos a un tipo de pavimento cuya materia prima son materiales derivados de la madera.

Composición de la tarima sintética

La tarima sintética se compone de una serie de capas superpuestas cuya unión se realiza mediante resinas muy consistentes. Los materiales de estas láminas, como comentábamos anteriormente, son derivados de la madera. Sin embargo, la última capa, es decir, la capa visible de la tarima sintética acostumbra a ser de melamina y cuenta con un acabado que imita la madera. Las piezas de las tarimas sintéticas acostumbran a tener un grosor que va desde los 6 hasta los 12 mm. Mientras que el largo y ancho de las piezas variará en función del modelo.

Ventajas de la tarima sintética

Una de las grandes ventajas de la tarima sintética es la gran variedad de modelos que ofrece el mercado. Este punto a favor se debe a la capa embellecedora que permite infinidad de posibilidades decorativas. De esta manera, la tarima sintética no sólo puede ofrecer acabados que imitan la madera si no que también permite disfrutar de suelos que imitan la piedra o la cerámica, por ejemplo.

Otra gran ventaja que tienen las tarimas sintéticas es su precio. Mientras que el parquet natural es una opción que no está al alcance de todos los bolsillos, la tarima sintética ofrece la posibilidad de gozar de un suelo, que aunque no sea de madera natural, ofrece un gran confort y una gran similitud a los parquets naturales por un precio más económico.

En el pasado, había mucha reticencia ante este tipo de suelo puesto que la diferencia entre un parquet de madera y una tarima sintética o laminada era muy grande. Sin embargo, actualmente, gracias a las nuevas tecnologías, las tarimas sintéticas de buena calidad ofrecen acabados tan extraordinarios que incluso a veces cuesta distinguir si se trata de madera natural o sintética.

Las tarimas sintéticas son muy duraderas, aunque bien es cierto que este factor dependerá de la calidad del material, pero por norma general, una buena tarima sintética puede tener una vida de hasta 35 años. La mayoría cuentan con unos tratamientos que le ofrecen una gran resistencia a manchas, quemaduras o decoloraciones y soporta mejor las humedades que una tarima maciza de madera.

Colocación de la tarima sintética

El método de colocación de las tarimas sintéticas es muy sencillo y rápido. Son tarimas flotantes, es decir, que no van sujetas al suelo. Este método consiste en colocar en el suelo preexistente una capa de material aislante que permite, por una parte, amortiguar los golpes y las vibraciones y por otra, nivelar las posibles irregularidades del suelo. Sobre esta espuma se colocan las piezas de la tarima sintética que irán unidas entre sí mediante un sistema de clic.

Necesitas ayuda eligiendo tarima sintética? Clica aquí y te ayudaremos sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamar
Email